¿Qué cultura extremeña?

Reproducimos aquí un artículo del actor, productor y gestor cultural Javier Leoni aparecido en la versión impresa del diario Hoy del día 23.05.12.

En referencia al sectario artículo de opinión que su autor titula “Cultura Extremeña” aparecido en el diario HOY (14-V-2012) quisiera comenzar no con cita poética sino con prosaico artículo de nuestra Constitución, tal vez tan caduca como la misma referencia becqueriana, en el que habla del “derecho a disfrutar de la cultura independientemente del lugar de residencia o de las posibilidades económicas de cada cual”.

¿Quiénes nos gobiernan ahora quieren hacernos creer que la cultura es un lujo que no nos podemos permitir?. Claro está que ha habido una cultura del lujo que no nos deberíamos haber permitido, es cierto y hemos pecado de inacción sus protagonistas, hemos permitido la construcción de Palacios de Congresos inútiles, Centros de Ocio y Cultura que eran realmente Plazas de Toros para escasas dos corridas al año, macro eventos tan estériles como insaciables en el devorar de recursos pero servidores al lucro personal de políticos e intermediarios, un Womad de blindado contrato con empresa foránea que nos tiene hipotecados hasta hoy, exceso de festivalitis y otros etcéteras. ¿Pero toda la cultura es igual?. No claro que no. No puede ser derroche y despilfarro que pequeñas poblaciones de nuestra Comunidad puedan disfrutar de manifestaciones culturales y lo que es más prioritario de poder ser ellos mismos los artífices directos de esa cultura, o ¿es un lujo que un ciudadano de la Extremadura rural que pague sus impuestos como cualquiera otro que viva en Badajoz, Cáceres, Mérida o cualquier otro centro urbano pueda llevar a sus hijos o acudir él mismo a una representación teatral o de danza, a un concierto o exposición o a una biblioteca, sin tener que desplazarse un montón de kilómetros?, le recuerdo que Extremadura tiene 450 kilómetros de Norte a Sur y 250 de Este a Oeste. ¿Es un lujo potenciar la creatividad entre los ciudadanos, promover la creación de empresas culturales modestas, dinámicas y productivas que trabajen por la dinamización socio cultural en poblaciones rurales?, ¿olvida que el sector de la Cultura proporciona al PIB de nuestra Comunidad el 4% de su presupuesto total cuando no recibe del mismo mas que el 1,5 %?. ¿Es un lujo don Pedro Pino ser extremeño y pretender vivir digna y honradamente de la cultura intentando dar trabajo al mayor número de extremeños posible?.

Llevo más de tres décadas, desde 1979, trabajando en Extremadura por la Cultura de base, por la Cultura en general, quince años llevando un Carro de Cómicos de pueblo en pueblo, diez años con una escuela de Teatro en una población de 6.500 habitantes, más de cincuenta producciones a mis espaldas muchas de ellas sin subvenciones, llevando el nombre de Extremadura por toda España y a más de una decena de países y cómo en mi caso otras muchas pequeñas empresas extremeñas de artes escénicas que nos hemos ido dejando nuestra vida y nuestras economías por las carreteras, por teatros sin dotación técnica y sin gestión profesional, en giras mal organizadas y peor pagadas, viviendo de las migajas culturales de esa política del despilfarro y ahora nos vemos condenados a aguantar desconsideraciones, indiferencias, burlas y desprecios y, lo que es peor, una situación que ha llevado a muchos a la desaparición o a no poder mantener a nuestros trabajadores o a contraer deudas con ellos a los que hemos relegado al paro inmisericorde por falta de actividad, de créditos, de ayudas, de política cultural.

La ciudadanía extremeña tiene que saber que el Festival de Mérida o la Orquesta de Extremadura o el Museo de Arte Romano no son lujos, como el AVE tampoco lo es, ¡manda collons!, son nuestros estandartes en el exterior, nuestras señas de identidad y no podemos consentir su desprestigio. Encierro de impagados, trabajadores despedidos, magníficos músicos pésimamente pagados e infrautilizados, gerentes que se van de rositas y de los que nunca más se habló salvo para concederles el privilegio de dirigir una producción en el próximo Festival emeritense, un Festival que arroja un déficit de 3.500.000,00 €, y esto sólo de los tres últimos años que si se mirara más atrás las cifras serían de autentico escándalo, déficit que habremos de pagar entre todos mientras que políticos y directores-gestores anteriores siguen en sus puestos o en otros bien remunerados. Ahora dice usted que recurren a un plan de viabilidad y para ello precisan privatizar, contratando a una empresa no extremeña, como si la trayectoria y experiencia de algunas de nuestras empresas del sector no hubieran aconsejado al menos haber sido escuchadas. Les hubiéramos dicho que la programación de este año difiere muy poco de la de ediciones pasadas: El Brujo llega a Mérida por cuarta vez y por diez días, vuelve Ana Belén con J.Carlos Plaza, vuelve un Anfitrión sin novedades y por suerte dos compañías extremeñas estarán en la programación de esta edición, suerte para todos y para la empresa Pentación que necesitará que el sufrido público vuelva al Festival.

Señor Pedro Pino claro que no es esa la Cultura que queremos los extremeños. Y, por no extenderme más, dice usted que ofrecer cultura extremeña es permitir que 181 actividades culturales puedan ser vistas por 42 municipios en un semestre, eso significa cuatro actividades por población, ni a una actividad por mes, buena manera de fomentar la Cultura, sólo en el sector teatral cuenta Extremadura con más de cincuenta empresas ¿a cuántas actividades tocará cada una?. Y dice usted que en las Unidades Móviles serán 219 actividades entre más de 100 agrupaciones culturales y pagando 1.200,00 € por actuación, ¿sabe usted que un actor/actriz han de cobrar entre 125/150,00 € por función, más 60,00 € de seguros sociales, más alojamiento, manutención y desplazamientos, más los gastos derivados de la propia función y cobrando las empresas dos o tres meses después de realizado el trabajo, le invito a usted a disfrutar del despilfarro. Han recortado los presupuestos en los Festivales, en el teatro López de Ayala, en el Gran Teatro, en la Sala Trajano, por citar los que usted cita, en estos espacios y en otros, las compañías extremeñas que quieran actuar tendrán que hacerlo en la mayoría de los casos a taquilla e incluso por si no lo sabe habrán de pagar por actuar.

Cuándo en un futuro próximo, digamos mañana u hoy mismo, hablemos de nuestra cultura no le quepa la menor duda de que los ciudadanos ya se habrán dado cuenta de que han cambiado los responsables. “ Mismos perros con distintos collares” don Pedro, o “distintos perros con mismos collares” si lo prefiere y sino al tiempo.

 

JAVIER LEONI

Actor, Productor, Gestor teatral

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Prensa y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s