Carta de apoyo de Oliver Díaz

Escribo esta carta en forma de apoyo incondicional a la Orquesta de Extremadura desde Tg Mures, en Rumania, donde me encuentro dirigiendo un programa que incluye una parte dedicada a la música española (ironías del destino, como en tantos y tantos sitios, aquí también aprecian nuestra cultura más de lo que la aprecian en nuestro país) con la Orquesta Filarmónica de la ciudad.
Resulta tremendamente triste comprender que aunque hace ya bastante más de dos mil años que la civilización de la antigua Grecia conocía que el secreto de la evolución estaba en la educación y la cultura, nosotros, más de 20 siglos después, seguimos ignorándolo.
El país pasa, efectivamente, por una de las peores crisis de los últimos tiempos, ahora bien, lo que puede hacernos salir de esta crisis no es el embrutecimiento general de los ciudadanos, más bien al contrario, tiempos difíciles exigen mentes privilegiadas que sean capaces de concebir soluciones para paliar esta situación.
Parece claro pues que para poder superar esta etapa dependemos casi completamente del conocimiento y de la creatividad, y a día de hoy, las únicas herramientas que tenemos para fomentar ese creatividad son la educación y la cultura. Solo los más necios son capaces de, en tiempos de crisis, recortar precisamente en ambos conceptos. Solo las mentes que nos han llevado a esta situación son capaces de agravarlas todavía más borrando del mapa todas las instituciones que son capaces de aportar valores tan incalculables para la sociedad.
Es entendible claro, la educación, la cultura, no son asignaturas que den resultados a corto plazo, con lo cual no resultan interesantes para la carrera política, pero seguramente todas estas personas que se encuentran en situación de decidir los designios de nuestro futuro, tendrán hijos e incluso nietos, y ya que no piensan en el resto de nosotros, deberían pensar al menos en el futuro de sus descendientes.
Echar el cerrojo a cualquier institución cultural es clavar un puñal en la espalda de nuestra sociedad, pero si encima esa institución es la única Orquesta Sinfónica de una comunidad autónoma de más de un millón de habitantes, entonces el genocidio cultural adquiere tintes verdaderamente dramáticos.
Esperemos que impere la cordura y que de alguna manera quienes tienen que tomar este tipo de decisiones alcancen el grado de sabiduría y conocimiento necesario para, llegado el momento, no cometer el terrible error que supondría la desaparición de la Orquesta de Extremadura.
Desde aquí os mando todo mi cariño y todo mi apoyo. Ánimo, espero que sigáis iluminando y enriqueciendo la vida cultural de esa maravillosa tierra durante muchos años, ¡ y que nosotros lo veamos!
Un fuerte abrazo a todos,

Director Titular y Artístico
Orquesta Sinfónica Ciudad de Gijón (OSIGi)

Artistic Director and Main Conductor
Gijón Symphony Orchestra (OSIGi)

www.oliver-diaz.com
www.osigiorquesta.com

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cartas de apoyo / letters y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s